Desciende un emblema: Unión Española baja de categoría por segunda vez en su historia

A partir de la siguiente temporada el Club Unión Española de Deportes jugará en la Segunda División del básquetbol porteño. Esto porque en la pasada campaña cerró la tabla de honor con 14 puntos, a sólo una unidad del Deportivo Playa Ancha, acabando así con su peor rendimiento en más de 20 años, que envío a un histórico de nuestra Asociación a la categoría de los relegados.
La Unión Española, antes conocida como el Deportivo Español, participa activamente en las competiciones locales de baloncesto en Valparaíso desde su formación institucional, convirtiéndose rápidamente en uno de los elencos más importantes de la zona, no exclusivamente por la colonia española y sus adherentes en nuestro país, sino por el brillante rendimiento obtenido por los hispanos en corto plazo.
Durante 1924 y 1949, el Deportivo Español se adjudicó 25 títulos consecutivos, consagrándose en la gloria de la primera gran generación de basquetbolistas porteños, afiliados ahora a una Asociación formal, seria y compuesta por equipos competitivos.
Aquella realidad, de hace más de 50 años, sin embargo, dista radicalmente de lo que los fanáticos de la Unión Española observan sobre la duela cada vez que acuden a los partidos del Estadio Español. Hoy, el club acaba de descender por segunda vez en su historia, sepultando con el peor de los destinos una serie de mallas decisiones, infortunios y sobre todo falta de organización y planificación.
“El descenso se debe a que cambió la filosofía del club. Son jugadores que vienen del semillero, la mayoría son estudiantes y algunos trabajan, entonces no se practica en forma habitual, al igual que con los partidos, porque hay jugadores que fallan a los encuentros porque le dan más prioridad a cosas personales. Entonces el equipo es muy amateur”, explicó el técnico del plantel, Ricardo Recabarren.
“He estado toda mi vida en la rama de básquetbol, he pasado por las buenas y por las malas, por lo que obviamente esto me duele mucho”, agrega el DT, dejando en claro que el hecho que los jugadores ya no reciban incentivos económicos terminó pasando la cuenta, una política adoptada en 2013, momento en que también se pensó cerrar definitivamente la rama de baloncesto”.
“En los últimos tres años el foco institucional se volcó en la iniciación y formación de jugadores. Es por esto que disminuyó a cero el presupuesto destinado a pagar a los jugadores adultos más destacados, lo que hizo que algunos buenos basquetbolistas emigraran a otros clubes, y que los jugadores que se quedaron, en ocasiones privilegiaran otras actividades antes que entrenar o ir a jugar. Esto generó una merma en el rendimiento del equipo que concluye en la pérdida de la categoría”, sostiene Andoni Etcheverry, presidente actual de la institución.
Lo rescatable, para los mismos dirigentes y entrenadores, de estos últimos años ha sido la formación de jugadores y la inserción con éxito de juveniles en el plantel mayor. Para la Unión Española será clave formar un plantel que les permita ganar partidos en el ascenso y pensar en recuperar el terreno que deja un gigante del básquet porteño.
Deseamos la mejor de las suertes para el destino hispano de las próximas campañas, lamentamos su situación actual y esperamos tenerlos pronto disputando mano a mano en la División de Honor.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *