Bajo la lupa de una leyenda: “Pirincho” Ojeda repasa su enorme trayectoria como árbrito FIBA y analiza el nivel actual del básquet porteño

Tras ser homenajeado por la FIBA en honor a su destacada labor como árbitro profesional duarante más de dos décadas, Fernando Ojeda, “Pirincho”, aprovechó la ocasión para conversar sobre los hitos más recordados de su carrera, sobre la importancia de la preparación formativa, sobre el declive del baloncesto en Valparaíso en las últimas décadas y un sinfín de interesantes contenidos que presentamos a continuación.

Pirincho

14 finales de Dimayor. 8 Campeonatos Sudamericanos dirigidos. 32 años de trayectoria, cuyo debut y despedida fueron en el Fortín Prat. Fernando Ojeda conoce cada rincón del mítico recinto de calle Rawson.  “Me tocó vivir la época dorada del básquetbol porteño, con enormes jugadores y dirigentes”, recuerda el árbitro de un metro sesenta, que supo impartir justicia en un mundo de hombres altos que no ven al juez como amigo, particularmente.

Antes de pitar, jugó y entrenó a equipos de la región. “Tenía muy buena puntería desde media distancia”, agrega al respecto con buen humor. Todo hasta 1958. Al comenzar la temporada la necesidad de jueces era emergencia sin solución aparente para la Asociación. Valparaíso, en una medida regional, obligó a todas las instituciones afiliadas a presentar postulantes a puestos de arbritaje. “El Deportivo Liceo presentó a nueve aspirantes, entre los cuales estaba yo”.

Debut: 1962. Ferroviarios enfrentaba a la Universidad de Chile en el Gimnasio Árabe.
Pareja de arbritaje: Juan Izquierdo
En la misma temporada sería designado como juez oficial del Campeonato Nacional Universitario de Concepción, en donde de inmediato fue escogido para la final.
“En 1966 fui a Tucumán a un torneo intercontinental en donde la Selección Chilena era representada por Valparaíso como campeón Nacional. Me tocó arbitrar la inauguración junto a un juez norteamericano que no hablaba español, mientras que yo no hablaba nada de inglés, y lo sacamos adelante con puros gestos, en camarines me dio la mano y me dijo ‘very good, Fernando’, y yo le respondí ‘gracias Pepo, usted good’… esa fue toda la conversación que tuvimos”.
¿Los mejores jugadores que le tocó dirigir? “Guillermo Thompson y Francisco ‘Kiko’ Valenzuela”; ¿Y el mejor dirigente? “Hubo varios, pero siempre destaco a don Abelardo Contreras, bajo cuya adminsitración se consiguieron los terrenos que dieron vida al Fortín Prat”; ¿Y el mejor árbitro? “Un profesor como don Ángelo Benvenuto”.
Momento cumbre en la Carrera de "Pirincho" Ojeda sudamericano de clubes campeones 1971 gentileza (Ennio Gnecco Valdés) (Créditos portal www.basket.cl)
Momento cumbre en la Carrera de “Pirincho” Sudamericano de clubes campeones 1971, gentileza Ennio Gnecco Valdés (Créditos portal www.basket.cl)
Actualidad

Respecto al baloncesto en la ABV, para Don Fernando “Todo era brillante hasta 1982, ese año, la asociación pagó dos jugadores extranjeros a cada equipo afiliado y la final fue entre Unión Española, que venía llegando desde España tras jugar nada menos que 50 partidos y Sportiva Italiana… el encuentro lo transmitieron cinco radios, con un lleno total en el Fortín y con parlantes a la plaza O’Higgins que estaba llena de gente que no había podido entrar… pero de ahí en adelante todo se vino abajo”.

“Al perder el recambio a falta de nacionales, las competencias de las asociaciones se debilitó, cuando realmente existían habían encuentros reñidos en las eliminatorias locales, posteriormente regionales y finalmente nacionales, los equipos se reforzaban con los jugadores de los eliminados.”

En base a su enorme experiencia, reconoce que “Por mucho tiempo acá no hubo preocupación por los más chicos, lo que terminó por pasar la cuenta. En estos momentos, como directiva estamos enfocados en el trabajo con los colegios, buscando recuperar el tiempo perdido”. En la misma línea, actualmente se desempeña en labores formativas que, más allá de la producción de basquetbolistas, pretende desarrollar las condiciones físicas de los jóvenes en Valparaíso, frente a tantas potenciales enfermedades como la obesidad.

“Desde Valparaíso lo que proponemos es trabajar en los colegios municipalizados, hoy en día lo que se busca es volver a la formación que se entregaba en los 50s, dos horas de basquetbol a la semana, ahí hacer el reclutamiento y empezar la renovación. A mí el basquetbol me dio mucho y como me lo dio todo, ahora intento devolvérselo desde la dirigencia en especial en torneos como la pancho, con la juventud con los equipos adultos y con todo, en realidad la gente me tiene un aprecio muy especial, el básquet me dio muchas enseñanzas para la vida y también como deportista”.

“Mi mensaje para los padres que traigan a los niños a practicar el basket , este recinto (fortín Prat) no representa ningún peligro para los niños, hay clubes que tienen escuelas de básquet en los cerros en fin en todos lados, ¿porque tenemos tanta obesidad en los niños? simplemente por que no hacen deporte, el deporte te obliga a una alimentación compensada para mantenerse en buena forma física, y al mantenerse unos años al menos erradicamos la obesidad”.

 

Créditos y Fuentes

 

Notas Relacionadas

http://abvalpo.cl/FIBAhomenajeaallegendarioárbitroFernandoOjeda

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *